2. El dolor de ser ignorados o desconocidos

El ser humano vive un drama de dolor diario porque es desconocido en las tres áreas más significativas de su vida: La familia, el trabajo y la religión. Vivimos en un mundo donde usted es conocido por su nombre, su apariencia física y su habilidad para desempeñar un trabajo. Pero ni la empresa, ni la religión y ni aún la familia conoce sus sentimientos, sus temores, sus sueños, sus luchas, y si usted las llegara a expresar, le responderían como le respondieron los sacerdotes a Judas cuando sintió el dolor por lo que había hecho: ¿Qué nos importa a nosotros? ¡Allá tú!

Esta es la razón por la cual hoy en día miles y miles se refugian en las redes sociales, buscando aceptación y reconocimiento. Allí no lo encontrarán. Este mensaje presenta este drama y cómo cambian las cosas cuando somos conocidos por Jesucristo.