De todas las relaciones humanas no hay otra como el matrimonio, donde dos personas se dedican a vincularse de una manera amorosa, trascendente, creativa y productiva o de la manera más perversa, dañina, egoísta, manipuladora y estéril.

Podemos concluir que son los mismos cónyuges quienes enferman o sanan el matrimonio, quienes le dan sentido y trascendencia, o lo apagan. De ellos depende si lo convierten en un hermoso jardín o en la oscura celda de una prisión.

Un Matrimonio Extraordinario no se trata de un programa más para calmar el dolor que sufre la familia, sino de un llamado urgente que Dios nos hace a sanar y restaurar la relación conyugal, que es la base de una familia sana.

Vea más detalles de nuestro programa en la parte de abajo, y si desea ser parte de una de nuestras clases, pulse abajo, Contactar al Director de los Programas de Familia

No hay más clases